Aviso de cookies

Estoy de acuerdo Este sitio web guarda pequeños fragmentos de información (cookies) en su dispositivo con la finalidad de ofrecer un mejor contenido y para finalidades estadísticas. Usted puede desactivar el uso de cookies modificando la configuración de su navegador. Navegar por nuestro sitio web sin cambiar la configuración del navegador hace que usted nos esté autorizando a guardar esta información en su dispositivo.

El triplete de la reina McDermot

Oct 09, 2018

Es irlandesa, vive en Inglaterra y está enamorada de A Coruña, ciudad en la que conoció a su pareja y en la que es la única con tres victorias en la San Silvestre

Tres participaciones y tres victorias convierten a Deirdre McDermot en la reina de la San Silvestre Coruña. Es la única, tanto en la categoría femenina como en la masculina, que ha ganado tres veces con un doblete seguido en 2011 y 2012 y el reciente de 2017. Triunfos especiales para esta irlandesa que vive en Inglaterra y que se escapa siempre que puede a la ciudad herculina, en la que conoció a su pareja, Marcos Seijo, segundo clasificado en esta edición y también campeón en 2011, y por la que siente morriña cuando está lejos, ya que la considera su "segundo hogar". Una triple historia de amor que se renueva cada 31 de diciembre.

Porque para Deirdre participar en la San Silvestre es casi obligatorio cuando le coincide estar en A Coruña en Navidad. "Es una carrera para celebrar el fin de año de manera estiva y también para correr por una ciudad en la que me encanta y a la que vuelvo siempre que puedo en estas fechas. Además, la alegría de la gente y el espíritu navideño hacen que esta carrera se viva de una manera especial", afirma. Ella no compite demasiado por motivos laborales. Trabaja de profesora de francés y español en un internado británico, por lo que da clases de lunes a sábado. "Procuro entrenar con regularidad durante el curso y aprovechar las vacaciones para competir", apunta.

Fue el caso de 2017. Después de cinco años de sequía, en los que no pudo estar en la ciudad para disputar la San Silvestre coruñesa, patrocinada por LA OPINIÓN, volvió a la línea de salida y cruzó la de meta de nuevo como primera clasificada. "El hecho de que haya podido ganar las tres veces que he participado en la carrera significa mucho para mí", reconoce. "Volver a competir tras cinco años es algo que me produce gran satisfacción", enumera entre los motivos. El hecho de compartir pasión y podio con su pareja es otra de las razones: "A Coruña es como mi segundo hogar ya que la familia de mi pareja, Marcos Seijo, también ganador de la prueba en 2011 y segundo este año, vive aquí, por lo que me gusta competir lo mejor que puedo cuando estoy de visita". Desde luego el resultado fue contundente. Ganó con un tiempo de 23 minutos y 50 segundos, casi tres más rápida que sus compañeras de podio: Inés Papín (26.22) y Uxía García (26.48).

El amor por A Coruña siempre está presente en su discurso. "Conocí la ciudad porque trabajé de lectora de inglés en la Universidad en el curso 2003-04 y allí conocí a mi pareja. Por eso ocupa un lugar especial en mi corazón y aunque vivo en Inglaterra por razones laborales, necesito volver al menos un par de veces al año. Siento morriña de Irlanda y de Galicia, supongo que será por los vínculos celtas que las unen", explica. "Me encanta pasear por la Ciudad Vieja, la plaza de María Pita y la Marina, no sólo por toda la historia que tienen, sino también por el ambiente que las envuelve", continúa.

Pero, sobre todo, está el mar. Por eso le gustaba entrenar en el entorno de la Torre de Hércules, un "faro romano majestuoso controlando cada zancada". "Ver las olas romper violentamente contra las rocas es un inspirado telón de fondo y a menudo me recuerda el estrecho vínculo con el mar que los gallegos han tenido a lo largo de su historia, este mar que ha permitido a algunos ganarse la vida y que ha empujado a otros a buscar fortuna en tierras lejanas", analiza.

Pese a no vivir en la ciudad, está pendiente siempre de ella, en especial de su actividad deportiva, y no le pasa desapercibido cómo ha aumentado la afición al running entre la población coruñesa, que batió récord de participación en la San Silvestre, con cuatro mil inscritos, aunque solo 3.343 llegaron a meta. "En comparación con hace unos años hay mayor interés por las carreras populares, no sólo desde un punto de vista competitivo, sino también como medio para mejor su salud", dice y pone un reto para el futuro: "Vemos cada vez a más mujeres participando -en 2017, el 35% de los inscritos en la San Silvestre-, cosa que está muy bien, pero hay que seguir incentivando la práctica deportiva femenina. Ojalá en los próximos años haya tantas mujeres como hombres participando en este tipo de carreras". Y ojalá la sigamos viendo a ella.

 

fuente: https://www.laopinioncoruna.es/deportes/2018/01/09/triplete-reina-mcdermot/1251817.html